6 Plantas medicinales que puedes encontrar muy cerca de ti

La industria farmacéutica ha llevado las propiedades curativas de las plantas a horizontes nunca soñados en el pasado. Después de todo, la tecnología ha avanzado mucho en la producción de medicamentos. Pero esto está lejos de ser una utopía en términos de salud para toda la población. El costo de muchos medicamentos es altísimo, hay muchos efectos secundarios, y hay prácticas bastante cuestionables como la experimentación en animales, las patentes de semillas usadas por pueblos indígenas o la corrupción que se mueve en la industria de la salud en todo el mundo.

Aunque las plantas por sí solas nunca tendrán el alcance de algunos medicamentos (por ejemplo, para controlar una bacteria intrahospitalaria resistente a muchos antibióticos), podemos usar muchas de ellas para atender problemas menos graves, y, sobre todo, para consumirlas de manera preventiva ante la presencia de diversas enfermedades. La buena noticia es que no hay que ir muy lejos. Algunas de ellas podrían estar en tu jardín, en un bosque cercano, o en uno de los cientos de mercados saludables de Medellín. Vamos a ver una breve lista de ellas.

Tal vez te interese: Dieta vegana alcalina: por qué y para qué

Diente de león

Esta planta es bastante útil para tratar problemas del hígado, pues ayuda a desintoxicarlo. Sus flores son comestibles (y las puedes añadir a una ensalada, perfectamente), pero también puedes aprovechar sus raíces, sus hojas y el tallo. El sabor es amargo, pero el remedio es efectivo: consume una planta entera, bien lavada, todos los días, o prepara un extracto, y notarás cambios drásticos en tu hígado, en caso de que tengas problemas con este importante órgano. Lo mejor de todo es que sobreabunda en nuestro territorio y nadie la usa para nada. Así que puedes compartirla con las abejas, pues hay muchas de ellas.

Hierbabuena

Con esta planta puedes hacer más que preparar mojitos. La hierbabuena, o menta de jardín tiene propiedades desinflamatorias, analgésitas, antisépticas, y mucho más. Se pueden preparar infusiones, ungüentos y aceites. Cuando se bebe, puede ayudar a tratar la diabetes y te relaja. Cuando se aplica sobre la piel, puede ser útil para dolores musculares y para controlar el acné. Es una planta para aprovecharla en muchos sentidos.

Curazao

Estas flores, llamadas comúnmente como veraneras, tienen muchas propiedades medicinales. En México, en donde las llaman bugambilias, se usan como un medicamento para bajar la fiebre y tratar la tos. Lo que debes hacer es arrancar un buen manojo de estas flores fucsias, lavarlas muy bien, cerciorarte de que no están marchitas ni tienen hongos, y hacer una infusión. Calienta el agua, y, cuando esté hirviendo, añades las flores y un poco de miel de agave. Es una buena manera de mantener la fiebre a raya (y sabe muy bien).

Pino

A pesar de que este árbol contiene unas resinas que no son saludables al largo plazo, puedes hacer una excepción de vez en cuando para controlar una gripa o una tos con una infusión muy fresca que tal vez nunca te hubieras imaginado que existía. En realidad, no estamos inventando el agua tibia: esta infusión existe desde hace mucho tiempo, y ha sido usada en muchas culturas para tratar la gripa, la tos y otras enfermedades respiratorias. Lo único que debes hacer es arrancar algunas hojas de pino aguja (es el mejor en este caso), lavarlas muy bien, y dejarlas en agua caliente hasta que veas que la infusión cobre un color verde pálido. La puedes tomar con limón y con miel de agave. Esto puede contener más vitamina C que una naranja, incluso sin el limón.

Saúco

Los árboles de saúco se pueden encontrar extendidos a lo largo de nuestro territorio antioqueño, sobre todo, en climas templados. Por siglos, esta planta se ha usado para tratar problemas respiratorios, sobre todo como un antigripal y un desinflamatorio. No obstante, las propiedades del saúco se extienden a otros sistemas: es útil para problemas renales y del hígado, más que nada, cuando se presentan inflamaciones en estos dos órganos. Lo que se usa del saúco son las flores, con las cuales puedes preparar infusiones y bebértelas, por ejemplo, con jengibre y limón. En muchas tiendas, las puedes encontrar deshidratadas, pero también las puedes arrancar del árbol, lavarlas muy bien y utilizarlas para tus propósitos.

Sábila

Seguramente has escuchado mucho acerca de esta planta y de las infinitas bondades del áloe. Pues bien, esta sustancia viscosa se extrae de esta planta que muchas personas tienen en sus jardines, o que, de manera supersticiosa, cuelgan detrás de las puertas. Los cristales contenidos en este gel son útiles para quemaduras, para mascarillas, para tratamientos capilares, para tratar problemas respiratorios (una bronquitis, por ejemplo), pero también tiene un excelente aporte nutricional: contiene antioxidantes, minerales y vitaminas. Algunas personas lo consumen a diario para preparar batidos saludables porque se ha descubierto que puede ser útil para la pérdida de peso.