Algunos consejos para viajar siendo vegano

Una gran cantidad de actividades diarias cambian una vez te haces vegano. Pueden ser algunos cambios pequeños, pero que alteran significativamente tus experiencias. Viajar es una de ellas. Por supuesto, no es imposible viajar, ni menos placentero, simplemente debes tener en cuenta que algunas cosas serán distintas, sobre todo, si viajas a un lugar en donde no incluyen dietas veganas. Salir a comer por ahí no es fácil, considerando que en la mayor parte de lugares usan ingredientes de origen animal, o carnes de varios tipos (incluso para cocinar ingredientes no animales). Por esta razón, es importante que sepas qué hacer cuando viajas: así no morirás de hambre y seguirás teniendo una agradable experiencia.

Alimentos y suplementos complementarios

En muchas ocasiones no encontrarás comida vegana en ningún menú. Por esta razón, deberías llevar una reserva de alimentos fáciles de preparar (o ya preparados) que complementen otros que sí están disponibles. En todas partes entontrarás una ensalada decente. Un plato de arroz es fácil de encontrar también. Las papas cocidas están por todas partes. Pero puedes llevar tus reservas de amaranto, quinoa, chía, almendras, soya, hongos secos y leguminosas enlatadas (todo esto, y más, lo puedes encontrar sin dificultades en los mercados saludables de Medellín), y entonces tendrás una comida completa y balanceada cada vez. No olvides tu suplemento de vitamina B12 y de hierro, si hace falta. No serás una carga para nadie y podrás comer tranquilo.

Creatividad

Esto va ligado con lo anterior. La creatividad es un requisito del veganismo: debes ser recursivo y aprender a improvisar en todo momento. Por ejemplo, si visitas un restaurante chino (en donde casi todos los platos contienen carne), pide un plato de verduras al wok y compleméntalo con lo que traigas. Si tus amigos omnívoros desean visitar una parrillada, pide una ensalada, algo de carbohidratos y pide que te preparen algo que lleves (una lata de garbanzos, por ejemplo). Es cuestión de ser recursivo, en serio.

Asesoría

En un mundo lleno de vegetarianos y veganos, seguramente no serás la primera persona que viaja al lugar que has decidido como destino para tus vacaciones. Pregunta en tus redes sociales, busca en Tripadvisor y en otros buscadores. Debe haber algo de información. Pregunta qué hicieron para comer, si conocieron restaurantes veganos o con opciones veganas, si hay restaurantes en donde son flexibles con el menú, si hay mercados cerca, etc. Recuerda que preguntando se llega a Roma.

Cocina

Otro recurso, que puede ser muy útil si no estás alojado en un hotel sino en una vivienda reservada, por ejemplo, por AirBnB, es cocinar todos los días, por lo menos una de las tres comidas. Esto significará no sólo un ahorro en los costos (teniendo en cuenta que salir a comer puede ser muy caro en muchas partes), sino que así educarás un poco a tus amigos y anfitriones, y también tendrás un gesto muy agradable con quienes te hospedan (una oportunidad de hacer “intercambio cultural”, por así decirlo). Simplemente, debes buscar los ingredientes y el instrumental necesarios, y con eso ya está. Es posible que no encuentres todo lo que haga falta, pero siempre puedes improvisar. No es difícil.

Supermercados

Esto es muy útil si has decidido cocinar. Bueno, más que útil, fundamental. Busca supermercados y aprovisiónate de los ingredientes que necesitas para tu estadía. Puedes hacer sánduches, comer cereales con leche de soya, prepararte las mejores ensaladas posibles, y mucho más. Es cuestión de organizar el calendario y tu presupuesto. Lo mejor es conocer los supermercados y tu cronograma antes de viajar. Para hacer esto, debes planearlo todo muy bien. Habla con tus amigos, si estás viajando acompañado, y organiza tu estadía con ellos para que esto sea una posibilidad.

Conocer el lugar y la gastronomía

Si sabes qué se come en el lugar que visitarás, sabrás qué pedir en los restaurantes y establecimientos callejeros, y sabrás qué puedes transformar y cómo hacerlo (digamos, un ceviche vegano en Perú). En muchos países árabes, la comida suele ser fácil de adaptar a las dietas veganas, y sólo es cuestión de conocer muy bien lo que se come en ese lugar para saber qué pedir y cómo complementarlo con los productos que hayas traído contigo. Por supuesto, al saber qué se come en el lugar que visitas, te ahorrarás muchas sorpresas indeseadas, porque así sabrás, por ejemplo, que la ensalada César se hace con salsa de anchoas, o que la mayoría de los panes se hacen con huevo. Etcétera.

Conocer las palabras clave

Si vas a un lugar en donde no hablan tu idioma, es muy útil tener anotadas (o aprendértelas) las palabras clave relacionadas con la comida vegana. Para esto, necesitarás conocer las palabras clave de toda tu rutina: cocina, los nombres de las verduras, los nombres de los productos derivados de los animales, los nombres de las carnes, y, por supuesto, las palabras mágicas: por favor y gracias. Hay muchas aplicaciones para traducir lo que te están diciendo (conoce algunas por aquí) que pueden ser muy útiles.

Conoce a tus compañeros de viaje

Finalmente, debes conocer a las personas con quienes viajas. Es importante que ellas conozcan tus hábitos, y, que, de vez en cuando, estén dispuestos a comer lo que tú comes. Esto le facilitará las cosas a todo el mundo.

¡Buen viaje!