Comida vegana de fin de año, para que disfrutes en familia

Llega el fin de año, y eso significa reuniones familiares, de compañeros de trabajo y de amigos… y bueno, mucha comida. Para los veganos, la comida de fin de año no suele ser la más inclusiva, pero, como en casi cualquier receta y ocasión, los veganos también se pueden salir con la suya. En este post, aprenderás a preparar algunas delicias tradicionales como ensalada de papa, buñuelos, empanadas y natilla, todos veganos, todos deliciosos. Los disfrutarás, y, de paso, les darás una muestra de la recursividad vegana que te caracteriza.

Buñuelos

Por supuesto, tienen un sabor diferente a los originales, pero se acercan mucho. Necesitarás ⅓ de taza de mezcla de harina para buñuelos (algunas son perfectamente veganas), otro de queso de almendras (o de soya, si lo prefieres), otro de tofu, una cucharada de azúcar, otra de linaza en polvo, y, si hace falta, un poco de sal. Y agua, si no logras conseguir que la masa alcance la textura ideal.

Ahora, lo que sigue es mezclar todo en un gran recipiente, y amasarlo todo hasta conseguir una mezcla homogénea. Cuando la tengas, precalienta el aceite hasta que esté hirviendo, haz bolitas con tus manos (como si fuera plastilina) y ponlas en el aceite. Los buñuelos veganos, al igual que sus semejantes originales, se voltean solos. Así que sólo no los dejes quemar y sácalos cuando estén dorados.

Empanadas

Aquí puedes ser bastante creativo. Las puedes hacer de papa (o “de iglesia”, como las llaman), o de hongos, de carve, de verduras, de fríjol… tú verás. Lo único que necesitas es hacer la masa por un lado y el relleno por otro. Para la masa, necesitarás harina de maíz, sal y comino. Para el relleno, para cualquier relleno, haz un guiso (un hogao, puede ser), y luego sofríe lo que vayas a usar. Haz una bola de masa, aplánala con un rodillo, córtala con la boca de un pocillo, y, en una mitad, pon una cucharada de relleno. Dobla la masa, empátala bien con los dedos, pon el aceite a hervir y, cuando esté muy caliente, pon las empanadas hasta que se doren. Tal vez te interese este artículo.

(¡Y no olvides el ají!)

Natilla

Esta también es muy sencilla. Sólo tendrás que reemplazar la leche de vaca por leche vegetal (de coco, de almendras, de soya, de arroz, la que quieras…), y, de resto, seguir los pasos de siempre. Incluso, puedes comprar una mezcla ya hecha, revisar que no haya productos animales en los ingredientes y listo. Pero si la quieres hacer desde cero, necesitarás: dos tazas de leche vegetal, media taza de maicena, ochenta gramos de panela en polvo, dos cucharadas de ralladura de coco (si te gusta), dos cucharadas de uvas pasas (de nuevo, si te gustan), dos ramas de canela y una pizca de sal (para equilibrar). Ahora, Pon a hervir la leche vegetal, cuando esté en ebullición añade la canela y apaga para que repose. Añade la maicena, retira la canela y añade el resto de ingredientes, y en fuego bajo, revuelve, revuelve y revuelve hasta que se reduzca un poco y quede pastoso. Cuando tengas esta textura, aplana la superficie con una paleta de repostería y métela a la nevera durante una noche, cubierta con un poco de celofán. Y listo.

Ensalada de papa

Esta tradicional receta alemana (Kartoffelsalat) llegó a nuestro territorio y se convirtió en un plato típico navideño. No hay una receta única (de hecho, en Alemania y en Europa del Este tiene tantas variaciones como nombres), pero los fundamentos básicos son la papa (obvio), la cebolla y el cilantro. Es común verla con huevo revuelto y con mayonesa. En esta ocasión, aprenderás a preparar una Kartoffelsalat muy alemana, y muy vegana.

Necesitarás media libra de papas peladas y cortadas en cubos, media taza de vinagre blanco, cincuenta gramos de pepinillos en vinagre con una cucharada de eneldo, un apio picado en finos trozos, media taza de mayonesa vegana (que podrás encontrar en los mercados saludables de Medellín), dos cucharadas de mostaza Dijon, una cucharada de perejil (que no sea crespo), una cucharada de cilantro, una cebolla roja, dos dientes de ajo, sal y pimienta al gusto.

Lo primero será pelar y cortar las papas, y hervirlas en agua con sal hasta que estén listas (recuerda: atraviésalas con un tenedor, y si caen por su propio peso, están en su punto). Baja la temperatura a fuego bajo y añade un poco de sal (recuerda que las papas absorben mucha sal). Añade el vinagre y déjalo reducir durante unos veinte minutos.

Lo segundo será cortar la cebolla, el apio, los pepinillos, el cilantro y el perejil. Exprime los dientes de ajo. Mezcla todo eso con las papas y luego añade la mayonesa vegana y la mostaza Dijon. Añade pimienta al gusto (este sabor acompaña muy bien al de las papas) y pon todo en un recipiente para llevarlo a la nevera durante unas dos horas. Recuerda que la ensalada de papa se sirve fría.

¡Feliz año nuevo!