Dieta Vegana: Quinoa: ¿y eso con qué se come?

La quinoa no debería considerarse para nosotros un alimento exótico. Al igual que las papas, la yuca y el ají, es originaria de nuestro continente suramericano. Sin embargo, lo es: mucha gente nunca la ha oído mencionar, desconfía de ella cuando, por alguna casualidad, la sirven en un plato (porque, valga decir, no sólo la sirven en los restaurantes veganos de Medellín) y podría llegar a pensar que se trata del ingrediente de algún plato sofisticado y caro.

Este artículo es para ti, que no sabes qué es la quinoa. Hablaremos de este nutritivo cereal, de sus propiedades, y, claro, con qué se come.

Bien, lo primero que podríamos decir, es que la quinoa es un pseudocereal, igual que el amaranto y la chía, los cuales, valga aclarar, también son altamente nutritivos y muy recomendados para el público vegano. Esto significa que, a diferencia de los cereales auténticos, como el maíz, el trigo o el arroz, no es un pasto pero se consume como un cereal. Además de aportar carbohidratos, no contiene gluten. Aunque el pueblo muisca cultivó la quinoa abundantemente en el pasado, pues esta era una parte importante de su dieta, al igual que miles de pueblos andinos, desde la conquista española desapareció casi por completo en nuestro país, cediéndole el paso a los cereales que trajeron los europeos.

La quinoa es considerada un superalimento debido a sus características notables. En primer lugar, es el único producto del reino vegetal que provee todos los aminoácidos esenciales; sí, incluyendo esos que la gente normalmente busca en productos derivados de los animales. Además de eso, contiene una alta cantidad de proteínas, lo cual es raro cuando hablamos de cereales. Aunque no contiene muchas grasas, es alta en minerales como el hierro y el calcio (además de otros), y en vitaminas (A y E) y ácido fólico. Esto significa que, a pesar de que la quinoa se suele complementar muy bien otros alimentos (como los granos y las verduras), podría consumirse sola y esto constituiría un plato bastante nutritivo.

También te podría interesar: Alimentos veganos que te ahorran problemas de salud

Pero eso no es todo. La preparación de la quinoa es bastante sencilla, y permite mucha versatilidad para prepararla de formas tan diversas como ideas tenga la mente. Se puede preparar como arroz, se puede moler para hacer pan, se pueden hacer galletas, se pueden hacer croquetas, se pueden hacer bebidas, se puede usar en postres, en sopas o en snacks, como el arroz inflado. Por esta razón, los chefs aman este ingrediente y es normal que lo encuentres en el menú de muchísimos restaurantes de gran reputación.

Pero lo mejor de todo es el precio. Debido a que puede crecer en climas de alta montaña, y que puede soportar temperaturas muy bajas (igual que las papas), en Colombia ha crecido tanto el consumo como la producción local de la quinoa. Esto ha permitido que no se tenga que importar tanto de Perú, Bolivia, Chile o Estados Unidos (sí, ellos también la producen), y el aumento de la oferta ha disminuido su precio. Hoy en día, la puedes encontrar no sólo en cualquier mercado saludable de Medellín, sino en grandes supermercados de cadena.

Image by Bernadette Wurzinger from Pixabay 

Bueno, ¿pero con qué se come?

Cuando está bien preparada (si se quema, es un horror…), el sabor de la quinoa es muy suave y complementa muy bien el de cualquier acompañante. En cualquier receta típica colombiana, podría reemplazar la porción de arroz, por ejemplo, y esto ya es mucho decir. Desde la porción para acompañar los fríjoles, como el relleno de una empanada, como el acompañante de un tamal. Pero dejarla como un mero reemplazo del arroz es tener una visión muy corta. Veamos una receta que, seguramente, no se te habría pasado por la cabeza.

Paella de quinoa

La paella es un plato típico español, y, a diferencia de lo que está en el imaginario colectivo, no tiene que ser de cierta manera. No tiene que llevar mariscos. No tiene que tener chorizos auténticos. En sus humildes orígenes, la paella empezó como todos nuestros platos criollos: mezclar lo que hay en la despensa, y a la olla. Eso sí, la base de todas las paellas es, tradicionalmente, el arroz, pero esta es una variación interesante.

Para esta paella de quinoa, necesitarás media libra de quinoa, cebolla, ajo, una cucharada de achiote, una cucharada de cúrcuma, una cucharada de ajonjolí, una cucharada de panela en polvo, sal y pimienta al gusto, media taza de arvejas, zanahoria finamente picada, un pimentón cortado en julianas, una hoja de laurel, chorizo de soya cortado en rodajas, aceitunas (ojalá negras), y, si te gusta el picante, una cucharada de pimentón en polvo picante o de pimienta de cayena.

La preparación es como la del arroz: una taza de quinoa por dos de agua. Añade sal y aceite. Sólo déjala veinte minutos, luego pásala por el colador y listo. En una sartén, saltea el resto de los ingredientes, y, cuando la cebolla esté dorada, añade toda la quinoa y saltéalo todo durante un minuto. Acompáñala con una ensalada fresca, ojalá con vinagre balsámico, y con un buen vino tinto.

Si quieres conocer más recetas, échale un vistazo a estas y disfrútalas.