Dos alucinantes recetas de cuscús (Vegano)

El Cuscús es un plato originario del norte de África, muy común en la gastronomía marroquí. La base del plato es sémola de trigo cocida, mezclada con ingredientes que varían de región en región. Tradicionalmente, el cuscús más típico lleva carne, pero es muy fácil replicarlo de manera que sea por completo vegano. La idea es que, además de usar la sémola de trigo para combinarla de la mejor forma con otros ingredientes, haya cremosidad, sabores especiados y un buen balance aromático. Vamos a ver dos recetas que funcionan muy bien y que no te resultarán difíciles.

Cuscús con tajine

Esta receta no es sólo nutritiva y barata: es deliciosa. Puedes hacer un excelente plato con ingredientes muy fáciles de conseguir, que puedes encontrar en los mercados saludables de Medellín sin mucho lío. Se trata de un plato de garbanzos asados, y ​​finamente sazonados, con coliflor y auyama, sobre una cama de cuscús esponjoso de naranja. Este saludable plato vegano está coronado por una cremosa salsa de menta.

Para esto, consigue media cabeza de coliflor, doscientos gramos de garbanzos, una cebolla morada, ciento cincuenta gramos de auyama, tres cucharadas de paprika, una cucharada de sal, una cucharadita de canela, otra de comino, un cubo de caldo de verduras, un chorrito de aceite de oliva, el zumo de una naranja, doscientos gramos de cuscús, cincuenta gramos de nueces (las que prefieras), cuarenta gramos de pasas, un chorrito de vinagre de frutas, dos dientes de ajo, un manojo de hojas de menta, el zumo de un limón, dos cucharaditas de miel de caña (o de azúcar), cien gramos de ajonjolí (si puedes conseguirlo en pasta, mejor), cien mililitros de agua y un chorrito de leche vegetal (la que más te guste).

Primero, corta la coliflor en pequeños trozos. Pon a pitar los garbanzos durante una hora (remójalos desde el día anterior) en agua con sal. Pela y corta la cebolla. Corta la auyama en cubos. Desde la noche anterior, mezcla todas las especias (incluyendo la sal) con el aceite de oliva y déjalas en la nevera. Precalienta el horno a doscientos. Pon la mezcla en un molde y hornea por cuarenta minutos. Revuelve a los 20 minutos. Sofríe la auyama y la coliflor con aceite, sal y pimienta. Si quieres, añade un poco de limón por encima.

Mientras tanto, hierve el zumo de naranja y los cien mililitros de agua con media cucharadita de sal en una cacerola pequeña a fuego alto. Retira la sartén de la estufa, añade el cuscús, revuelve todo bien y tapa. Deja el cuscús en remojo durante al menos diez minutos. Mientras tanto, asa las nueces en una sartén (sin aceite, ni nada) a fuego medio durante unos cinco minutos. Retira de la sartén y déjalas descansar. Luego, pela los dos dientes de ajo. Corta la menta. Hierve el zumo del limón y redúcelo un poco. Después, haz un puré con el ajo, el limón, la menta, el ajonjolí, agua y la leche vegetal. Sazona con sal y pimienta, y deja eso en un plato hondo.

Ahora, afloja el cuscús con un tenedor y rompe los grumos. Mezcla las nueces y las pasas con el cuscús. Y sirve: una cama de cuscús, la coliflor y la auyama encima, y baña todo con la salsa verdosa del plato hondo. Y sale.

Bulgur con vegetales

El Bulgur es la versión turca (de hecho, del Medio Oriente) del Cuscús. Los árabes y los otomanos han mezclado granos de trigo cocidos con muchos otros ingredientes (en la ensalada, para hacer Tabule, por ejemplo), pero hay ligeras modificaciones que hacen que ambas gastronomías sean muy diferentes (y maravillosas, por esto). Veamos una preparación muy interesante de Bulgur con vegetales, muy a la turca.

Necesitarás ciento cincuenta gramos de sémola de trigo, medio calabacín, medio pepino, un cuarto de cebolla de puerro, diez gramos de brócoli, doscientos cincuenta mililitros de agua, un cuarto de cubo de caldo de verduras, dos cucharadas de yogur de soya, un chorrito de aceite vegetal, un manojo de perejil, una pizca de romero en polvo, una cucharadita de paprika, pimienta y sal al gusto.

Lava las verduras, córtalas en cubitos y déjalas separadas en la tabla de picar. Primero sofríe el puerro con un poco de aceite. Luego, agrega las verduras restantes, añade un poco de agua y el caldo. Tapa y dejar hervir a fuego lento. Mientras tanto, lava el trigo y cocínalo como arroz (dos de agua por cada taza) con una pizca de sal. Cuando empiece la ebullición, cuenta cinco minutos y apagas. Deja la olla cerrada, sin tocar.

Una vez que las verduras estén cocidas, haz un puré con ellas. Puede que tengas que agregar un poco de agua. Eso depende de cada caso, pero busca que la textura sea sedosa. Luego, sazona la salsa con yogurt de soya y con sal, pimienta, romero y paprika. Afloja el trigo con un tenedor, porque siempre se hacen grumos. Pica el perejil muy finito. Para servir, haz una montañita de trigo, los vegetales en puré van encima, y luego el perejil. Puedes acompañar con un poco de aceite de ajonjolí y pan pita.

Buen provecho.