¿Qué hacer con una auyama? Aquí tienes tres recetas

La auyama o zapallo es una especie de calabaza muy común en nuestro territorio colombiano, y ha sido cultivada y consumida desde tiempos prehispánicos. Tal vez las has visto en los supermercados, o en los mercados saludables de Medellín, troceadas o completas, adornando las estanterías con su imponente belleza. Si eres colombiano, es muy poco probable que nunca hayas tomado una sopa de auyama, pero, como la gran mayoría de la gente, quizás desconozcas todos los usos culinarios que tiene esta deliciosa fruta (y ni hablar de los usos medicinales). Los indígenas consumían la calabaza, las flores y las semillas, y usaban las hojas para hacer infusiones y cataplasmas. En este post, aprenderás a hacer un pan, un postre, y, claro, la sopa (con algunas variaciones exóticas). Ojalá lo disfrutes.

Lee también: 3 Sopas veganas, deliciosas y nutritivas

Pan de auyama con pasas

Este pan tiene el perfecto equilibrio entre dulce y salado, y es perfecto para una tarde o noche fría (o para un buen desayuno). La preparación es muy sencilla, y no tienes que tener mucha experiencia en panadería para lograr hornear un buen pan de auyama al primer intento. Necesitarás harina de masa madre, pasas (o arándanos secos, si lo prefieres), canela, bicarbonato de sodio, sal, nueces (las que más te gusten), ralladura de coco, aceite de coco, las semillas de la auyama, panela en polvo, esencia de vainilla, leche de almendras y la carne de la auyama.

Lo primero es raspar toda la carne de la auyama y hacerla puré. Puedes adicionar una pizca de sal y el aceite de coco y cocinar. Luego, a la licuadora. Entonces, en un tazón, mezcla todos los ingredientes (tritura las nueces antes) y revuelve muy bien. Las semillas de la auyama se deben retirar mucho antes y secar (u hornear) al sol hasta que estén tostadas. Recuerda que la harina se debe añadir poco a poco, hasta que consigas una masa firme. Luego, precalienta el horno a unos ciento ochenta grados arriba y abajo, y, cuando el horno esté caliente, mete la masa en un molde y esperas unos cuarenta y cinco minutos. Revisa que la masa si se haya horneado correctamente, y, entonces, deja que se enfríe el pan antes de cortarlo y servirlo. Acompáñalo con una buena taza de café.

Pie de auyama

Si bien existen muchos postres hechos de auyama, quizás nunca hayas probado algo como esto. Para este pie, necesitarás: harina de trigo (ojalá integral), sal, mantequilla de canola, canela en polvo, jengibre, clavos, nuez moscada, auyama, miel de caña, panela en polvo, esencia de vainilla, leche de coco y crema batida vegana (que puedes encontrar en los mercados saludables).

Aunque es una receta sencilla, aquí necesitarás un poco de paciencia porque el proceso de horneado toma un poco de tiempo. Pero si la tienes, tendrás también una deliciosa recompensa. Lo primero es preparar la masa, y, para ello, lo que harás es mezclar la harina, la sal, el azúcar y la canela. Luego, pon esa mezcla en un procesador de alimentos, corta la mantequilla de canola en cubos y la agregas a la mezcla de harina. Entonces, mezcla hasta conseguir una masa homogénea (pero la idea es que quede grumosa).

Luego, añade agua fría y procesa la mezcla de nuevo. Luego, amasa y amasa hasta que consigas una textura fácil de manejar. Haz una bola y déjala reposar en la nevera durante una hora. Y ahora sí, el relleno. Raspa toda la carne de la auyama y haz un puré. Añade la miel de caña, el azúcar, la esencia de vainilla, una pizca de sal, la nuez moscada, y el resto de ingredientes de la lista. Lo único que tienes que hacer es licuarlo todo.

Y bueno, ahora, hay que rellenar la masa. En una sartén (de mango metálico, ojo), pon un poco de aceite o mantequilla de canola y cubre la base con una capa gruesa de masa, cubre las paredes de la sartén y, en la cavidad que queda, pon el relleno. Luego, con varias tiras de masa, cubres todo el relleno y listo. Precalienta el horno a ciento ochenta grados arriba y abajo, y pon a hornear el pie por cincuenta minutos. Cuando esté listo, y al servir, pon una capa de crema batida vegana en la superficie y listo.

Sopa de auyama

Esta es bastante exótica. Necesitarás: un cuarto de auyama, una cebolla morada, una cabeza de ajo, un trocito de jengibre, leche de coco, dos papas medianas, una zanahoria, una pizca de comino, dos clavos, una pizca de canela en polvo, una cucharadita de cúrcuma, una cucharada de aceite de coco, el zumo de un limón, sal y pimienta negra.

La preparación es rápida. En una sartén, sofríe la cebolla en julianas, luego los ajos triturados, luego las papas en cubitos, la zanahoria rallada, y, cuando todo esté bien doradito, mételo a la licuadora con el resto de ingredientes. Mezcla muy bien, y, si quieres la sopa un poco espesa, pásala a una olla y déjala reducir un poco. Si la quieres más líquida, añade agua. Si quieres un tip, pon a tostar las semillas de la auyama y sirve la sopa con las semillas. Le darán un toque fenomenal.