Receta Vegana: Cómo preparar un menú de espinacas ‘like a boss’

Uno de los requisitos fundamentales de un vegano, además de saber cocinar (pues no todos los días tendrás con qué ir a comer a los restaurantes veganos de Medellín), es aprender a usar los alimentos de diversas maneras. Hoy vamos a hablar de un producto de la madre tierra que ha sido bastante mencionado en otras de nuestras publicaciones: la espinaca. Esta planta, además de tener un sabor delicioso, es bastante nutritiva, y, al mismo tiempo, bastante versátil a la hora de cocinar. Con espinacas puedes preparar tortas, infusiones, lasañas, salsas, batidos, moldes… no sólo ensaladas. Así que vamos a preparar un menú sencillo usando espinacas: una sopa y unas quesadillas rellenas. Un menú delicioso, novedoso y que te dejará satisfecho.

Sopa de espinacas

Aunque este es un clásico de la comida colombiana, la sopa de espinacas puede tener todas las variaciones que se te puedan ocurrir. Esta receta es muy europea, pues se prepara con papas. Es perfecta para noches frías, pues debe servirse bien caliente. Te reconfortará el alma.

Los ingredientes que necesitarás no son difíciles de conseguir una libra de papas nevadas o criollas, una cebolla blanca, un diente de ajo, cinco cucharadas de aceite vegetal, una libra de espinacas, media libra de arvejas, quince gramos de menta, un litro de caldo de verduras, ciento cincuenta mililitros de leche de coco, una cucharada de ajonjolí, sal y pimienta al gusto.

En primer lugar, lava muy bien las papas (si quieres, las pelas, pero la cáscara es muy nutritiva). Corta la mitad de ellas en cubos pequeños, y, el resto, en mitades iguales (recuerda que esto es importante para que se cocinen bien al tiempo). Pela y pica la cebolla y el diente de ajo en trozos muy pequeños. Lava las espinacas y retira el tallo si las hojas son muy grandes, pues las hojas importan más en este caso. Arranca las hojas de la menta y lávalas muy bien.

Luego, calienta una cacerola grande con tres cucharadas de aceite y sofríe los trozos de papa gruesa durante unos cuatro minutos. Después, agrega la cebolla y el diente de ajo, y sofríe por unos dos minutos. Salpimienta la preparación a tu gusto (recuerda que las papas absorben mucha sal).

Agrega las arvejas y la menta, y luego el caldo. Mezcla todo muy bien y lleva todo a ebullición. Agrega las espinacas y deja hervir a fuego lento durante unos doce minutos. Déjalo hervir a fuego lento hasta que las papas estén listas. Ahora haz un puré con ellas hasta que esté suave, y después agrega la leche de coco y sazona con sal y pimienta.

Sofríe los cubitos pequeños de papa en una sartén con dos cucharadas de aceite hasta que estén crujientes. Salpimienta otra vez. Sirve la sopa con los cubitos de papa por encima, junto con las hojas de menta, un poco de leche de coco y ajonjolí.

Quizás te interese: Menú francés de tres tiempos (para una ocasión especial)

Quesadillas de espinacas

Hay ingredientes que todo vegano debería tener a la mano porque pueden servir para una preparación rápida y práctica. Uno de estos son las tortillas, en su mayoría hechas de trigo, pero las de maíz también son bastante útiles. Las puedes comprar, o las puedes hacer. Usando las tortillas como base, podrás resolver un almuerzo o una cena en pocos minutos: flautas, burritos, chilaquiles, etc. Pero, así como lo hacen los mexicanos y los centroamericanos, sirven para comer lo que queda en el plato, pues las tortillas se pueden rellenar con casi cualquier cosa, y todo saber mejor con ellas. Vamos a ver cómo te va con un delicioso relleno de espinacas.

Busca unas cuatro tortillas, pueden ser de trigo. Una cebolla, dos dientes de ajo, media libra de espinacas (de nuevo, usa las hojas), cien gramos de marañones frescos, cincuenta mililitros de agua, tres cucharadas de mayonesa vegana (si te gusta), cincuenta gramos de maní tostado, una cucharada de levadura activa, una pizca de pimienta roja, una de pimienta negra, una de pimentón ahumado y sal al gusto.

Y bueno, la preparación. Pela y pica finamente la cebolla y el ajo. Calienta el aceite en una sartén y saltea la cebolla y el ajo hasta que se estén transparentes. Luego, saltea las hojas de espinaca durante unos dos minutos. Sazona al gusto con sal, pimienta negra, el maní molido y la pimienta roja.

Haz un puré con los marañones (debes remojarlos en agua con la levadura durante toda la noche), y, si es de tu gusto, con la mayonesa vegana en la licuadora para obtener una mezcla suave y sedosa. Agrega el puré de marañones a las espinacas en la sartén y mezcla bien. Pica y revuelve bien, y sazona al gusto.

Ahora toma una segunda sartén grande y calienta un poco de aceite. Pon una tortilla en la sartén y riega la mitad de la mezcla de espinacas y marañones. Pon una segunda tortilla encima y presiona suavemente. Dorar en ambos lados, sin dejar que se queme. Luego, retira la quesadilla de la sartén y repite con las tortillas y el relleno restante. Deja que la quesadilla se enfríe durante aproximadamente dos minutos. Luego, córtalos en trozos y sirve.