Tip vegano: Productos naturales de limpieza que puedes hacer tú mismo

Si pudiéramos medir la huella de contaminación que producimos todos (sí, incluso quienes no consumen animales), nos sorprenderíamos hasta el horror. Todos los días se vierten toneladas de productos químicos al aire, al agua y a la tierra, y no, no estamos hablando sólo del plástico que envuelve los productos que consumimos a diario (ese es otro tema). El jabón para lavar platos, el detergente para lavar tu ropa, la espuma que usas para afeitarte, el champú para lavarte el pelo, el limpiajuntas que deja tus suelos impecables… La lista es muy larga. Y todo, todo eso, contamina en gran medida, en especial, si tenemos en cuenta que somos miles de millones de personas haciéndolo a diario. Una de las principales razones de la toxicidad de estos productos es que una gran cantidad de ellos se compone de sustancias no renovables como el petróleo, las cuales afectan negativamente al organismo que las consuma (y bueno, en la naturaleza, casi todo se termina comiendo todo).

Por supuesto, hay alternativas. En los mercados saludables de Medellín puedes encontrar detergentes, desodorantes, jabones y demás productos de limpieza fabricados mediante procesos sostenibles, los cuales son biodegradables y excelentes para cumplir su función. Pero bueno, algunos de ellos son costosos, sobre todo, porque no son hechos a escala industrial.

Así que, ¿qué tal si aprendes a producir algunos de estos, y le echas una manito al planeta?

Tal vez te interese: 3 recetas de productos cosméticos veganos que puedes hacer en casa

Limpiador multiusos

Este limpiador te puede servir para desinfectar pisos, baños y cocina. Huele muy bien, es fácil de hacer y no necesitas mucha cantidad en cada lavada. Los ingredientes son estos:

  • Alcohol
  • Vinagre blanco
  • Agua
  • Aceite de limón

Lo primero que deberás hacer es hervir agua durante diez minutos y llenar medio litro de un espray. Cuando hierves el agua, el cloro se evapora. Vierte un cuarto de litro de alcohol (que tú mismo puedes producir, si no quieres comprarlo), y, el resto del litro, lo llenarás con dos mitades: una de vinagre blanco y otra de aceite esencial de limón. Revuelve bien y aplícalo donde necesites.

Detergente quitamanchas

Puedes usar este producto directamente en la lavadora, o, en caso de las prendas que deban lavarse a mano, puedes aplicarlo sobre la tela, dejarlo actuar durante unos quince minutos y enjuagar. Llena una taza de café (sí, de tinto), y exprime el jugo de un limón. Durante el ciclo normal de la lavadora, vierte esta mezcla y espera el maravilloso resultado. De igual manera, llena una taza con dos partes iguales de zumo de limón y bicarbonato de sodio sobre las prendas blancas y notarás que, de ahora en adelante, el hipoclorito será cada vez menos necesario en tu hogar.

Gel antibacterial

Algunos de estos ingredientes pueden ser costosos, pero, a la larga, representarán el mismo consumo, ya que no necesitarás tanto de ellos. Si usas gel antibacterial de forma frecuente, esto te gustará.

  • Diez cucharadas de gel de aloe vera
  • Veinte gotas de aceite esencial de limón (de naranja también puede servir)
  • Veinte gotas de aceite esencial de lavanda
  • Veinte gotas de aceite esencial de árbol de té.

Necesitarás revolver el gel de aloe vera hasta que gane cierta viscosidad, y luego añade el resto de ingredientes. Revuelve más hasta conseguir una consistencia homogénea. Lo ideal es que no esté expuesto a la luz del sol: esto permitirá que la conservación se alargue mucho más. Puedes usar pequeños recipientes para llevar a todas partes, y procura que tengan un dosificador (un gotero, puede ser), para evitar derrames.

Champú de Manzanilla

Algunos de los productos que necesitas para fabricar este champú los puedes conseguir en los mercados saludables. La glicerina, que normalmente encuentras en tiendas de productos químicos, también la puedes fabricar, y, lo mejor de todo, sin necesidad de usar grasa animal. Normalmente, la glicerina de los jabones de uso diario está hecha con la grasa de los cerdos y los pollos, así que presta atención.

Para el champú de manzanilla, necesitarás una cucharada de glicerina. La glicerina se puede fabricar de forma casera, usando aceite de coco (220 ml), aceite de oliva (un cuarto de litro), lejía (treinta gramos), una taza de agua y media taza de sal. El procedimiento está en este enlace.

Necesitarás medio litro de infusión de manzanilla, tres cucharadas de jabón neutro (lo rallas como si fuera un queso) y una cucharadita de aceite esencial de manzanilla.

Calienta la infusión y mézclala con la ralladura de jabón hasta que quede uniforme. Cuando se enfríe un poco la mezcla, añade la glicerina vegetal, y luego, la cucharadita de aceite esencial. Lo mejor es embotellar y dejar descansar la mezcla durante unos días antes de usarla. Si una botella lleva mucho tiempo sin usarse, lo único que debes hacer es agitar y revolver hasta que la mezcla quede uniforme nuevamente y listo. Las propiedades del champú no se perderán con el tiempo debido a que esta fórmula ofrece una larga conservación.

Si te interesa seguir aprendiendo a fabricar tus propios productos de limpieza, haz clic en este enlace y disfruta. Necesitarás apartar tiempo en tu agenda para prepararlos, pero, si lo haces de forma ordenada, siempre podrás contar con productos naturales en casa, y, seguramente, tu bolsillo también se beneficiará de ello.