Tres recetas fáciles para preparar durante la cuarentena

No hay mucho qué hacer durante las horas de cuarentena. Trabajas (si puedes), organizas tu casa, ves televisión, revisas tu celular, pasas tiempo con tu familia, sacas al perro (si tienes)… reflexionas. El tiempo pasa lento, pero pasa, y es mejor no desperdiciarlo. Esta cuarentena es una excelente oportunidad para cambiar tus hábitos alimenticios, en caso de que no te estés alimentando de forma saludable. También es una buena oportunidad de refinar tus habilidades culinarias. En este post, hablaremos de tres recetas fáciles, deliciosas y saludables que puedes preparar durante la cuarentena, e incluso puedes porcionar para guardar, de modo que tengas almuerzos asegurados durante una semana entera.

Sopa de auyama, papa y zanahoria en pan cook

Muy agradable para una noche fría, para acompañar tus series favoritas. Para la sopa, necesitarás un pan redondo (lo puedes preparar, ya verás cómo), media libra de auyama, una zanahoria, dos papas medianas, dos dientes de ajo, media cebolla blanca, cien mililitros de leche de coco, una cucharadita de comino, otra de cúrcuma, otra de pimienta y otra de sal.

Lo primero que debes hacer es trocear la auyama, la zanahoria y las papas. Con un chorrito de aceite, sofríe en una olla las cebollas y el ajo, luego añade la auyama, la zanahoria, y, por último, las papas. Sazona con el comino, la sal, la cúrcuma y la pimienta. Cuando todo esté dorado, añade un chorro de leche de coco, espera un minuto y pasa todo a la licuadora. Cuando tengas una mezcla homogénea, pasa todo de nuevo a la olla y añade el resto de la leche de coco. Espera hasta que esté espesa (si no la quieres tan espesa, añade un poco de agua) y listo. Si te gusta, puedes añadir un poco de nueces o maní triturado por encima.

Para el pan, necesitarás una libra de harina de trigo, ocho gramos de sal, cinco gramos de panela en polvo, dos gramos de levadura activa y una taza y media de agua. Lo que debes hacer es verter la harina, la sal, el azúcar y la levadura en un bowl (debe ser grande). Revuelve bien. Añade el agua, revuelve bien hasta que todo esté bien integrado. necesitas una pasta homogénea. Tapa con un trapo limpio durante ocho horas para que crezca la masa. Pon el bowl en un lugar cálido, pero que no le dé el sol directamente. Pon un poco de harina sobre tu mesón de cocina y en tus manos, saca la masa y amásala un poco hasta que esté compacta. Haz una bola. Precalienta el horno a doscientos, arriba y abajo. Pon la masa en una cazuela apta para horno (sin mangos plásticos) durante quince minutos con tapa y otros quince minutos sin tapa. Saca el pan, espera a que se enfríe un poco, corta la parte de arriba, y, con un cuchillo, abre un hueco a modo de plato. Vierte tu sopa caliente y listo.

Lasaña de berenjenas y calabacín en salsa pomodoro

Para esto, necesitarás un sobre de lasaña, un molde refractario, dos berenjenas grandes, dos calabacines, una libra de tomates, cien gramos de queso vegano rallado, una cebolla, media cabeza de ajos, un puñado de albahaca, una pizca de tomillo, una de orégano y otra de romero. Sal, azúcar y pimienta al gusto.

Lo primero es la salsa. Pela los tomates, trocéalos y ponlos en una olla con un chorrito de aceite de oliva. Ellos soltarán sus jugos, y con estos se hará la salsa. No añadas agua. Saltea la cebolla y el ajo en una sartén y luego añádelos a los tomates (cuando ya haya un poco de jugo en el fondo). Añade las hierbas, la sal, el azúcar y la pimienta. Revuelve, revuelve, revuelve. Licuas, añades la albahaca, licuas de nuevo y ya está. Si hace falta reducir, llevas la salsa a la olla de nuevo y la dejas en fuego medio durante el tiempo que haga falta.

Ahora, las berenjenas. Pélalas, córtalas en láminas y espolvorea un poco de sal por ambos lados. Déjalas sobre un colador mientras estás cocinando la salsa. En la sartén en donde salteaste la cebolla y el ajo, las salteas junto a los calabacines en rodajas, un poco por ambos lados.

Pasa cada lámina de lasaña por agua tibia y empieza a hacer capas en el molde refractario: pasta, berenjena, salsa. Pasta, calabacín, salsa. Al final, riega toda la salsa sobrante y haz una capa del queso vegano rayado. Precalienta el horno a doscientos grados y hornea la lasaña durante unos cuarenta minutos. Y ya está.

Lee también: Una alucinante y creativa receta de past

Cazuela de lentejas

Esta es la más fácil y alimenta muy bien. Necesitarás una taza de arroz, dos de agua, una taza de lentejas, un cubito de caldo de verduras, una cucharadita de comino, dos papas medianas, un puñado de las verduras de tu elección, tres dientes de ajo, una cebolla pequeña, cuatro cucharadas de pasta de tomate, una hoja de laurel, sal y pimienta al gusto.

Trocea las papas, cocínalas en agua con sal y saltéalas en aceite.

Prepara el arroz. En una olla, pon a sofreír la cebolla, los ajos y el tomate. Cuando estén dorados, los metes a la licuadora y devuelves ese guiso a la olla. Añade las lentejas, cúbrelas con un poco de agua y espera media hora hasta que se cocinen bien. Trocea las verduras y añádelas.

En un bowl, sirve así. Una cama de arroz, lentejas encima, y, sobre estas, las papas y las verduras. Acompaña con un jugo rico en vitamina C para aprovechar todo ese hierro.

Buen apetito. Recuerda ayudar a los restaurantes veganos de Medellín durante estos momentos duros. Puedes pedir algo a domicilio, ¡no tiene que ser todos los días!